MACBA: “Miserachs Barcelona”… Un tesoro en blanco y negro”

MACBA: “Miserachs Barcelona”… Un tesoro en blanco y negro”
"Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza."

Paul Géraldy. Poeta y dramaturgo francés (1885-1983).

 

 

20160214_143348 (2) Pick monkey

 

Las grandes ciudades esconden en sus entrañas grandes tesoros que llamamos museos. Aunque a decir verdad, no hay tesoro pequeño o, lo que es lo mismo, no hay museo pequeño, por pequeño que éste sea.

Mi ciudad, Barcelona, como la gran ciudad que es, esconde, como no podía ser de otra manera, grandes tesoros y el MACBA, abierto al barrio del Raval y a la ciudad entera, es uno de ellos.

De entre las joyas que visitan temporalmente ese espacio blanco y luminoso que es el MACBA, hoy os sirvo en bandeja un pequeño pellizco de la exposición dedicada a la mirada, minuciosa, realista y vital, del fotógrafo barcelonés Xavier Miserachs (1937-1998), quien a través de sus fotografías, llenó de imágenes eternas una época muy concreta de la historia de mi ciudad.

 

20160214_132056 (2)

Viajar en el tiempo es una de las posibilidades que nos ofrece la fotografía: ….”Fotografíar es amar lo que hemos sido y es amar nuestro presente más efímero.” (Nice Cordelia).

Con la muestra del proyecto fotográfico de Xavier Miserachs, “Miserachs Barcelona”, y hasta el 28 de marzo, en el MACBA, podemos viajar en el tiempo hasta una Barcelona “en proceso de construcción”.

La exposición se estructura alrededor de un “fotolibro” que éste publicó en 1964, “Barcelona, blanco y negro”, y que recoge casi 400 fotografías, al estilo de los grandes fotógrafos de la época, el neoyorquino William Klein(1) y el suizo-judío Robert Frank(2).

Se organiza,  además, de una manera meticulosamente estructurada: se despliega, ya, en el atrio del museo, con una mirada a la ciudad desde la lejanía, desde el exterior (desde la sierra de Collserola y la montaña y el parque de atracciones de “El Tibidabo”, por ejemplo) para situarnos geográficamente.

Una vez en las salas, se sigue el mismo criterio de ir de lo más lejano a lo más cercano y, así, pasaremos primero por la ciudad del extrarradio, en proceso de construcción y donde se alternan paisajes de campo y de ciudad; en la segunda sala nos adentramos, de lleno, en la ciudad y en su movimiento, en sus gentes y en su vértigo. En la tercera sala… Esa sala, para disfrutar, verdaderamente, de su contenido, tenéis que verla… y escucharla.

20160214_132217 (2)

Las fotografías de Miserachs son vitales y cambiantes y se transforman al ritmo que lo hace la propia ciudad. Se trata de una fotografía urbana, que atrapa la energía y el alma del momento, que recoge, en instantáneas, el crecimiento de una gran ciudad, pero que con cada imagen nos envía mensajes subliminales en los que evidencia el contrapunto contradictorio de ese renacer: se trata, en realidad, de una ciudad que deambula a tropezones entre la modernidad y el espíritu tradicional y anticuado del que se alimenta y del que procede

20160214_142258 (2)

La propia muestra define las fotografías de Miserachs como incompletas e imperfectas y eso, precisamente, es lo que nos atrapa desde el primer momento: esa imperfección calculada que pretende (por encima de técnica depurada y perfección absoluta) impresionar el momento en la memoria indeleble de un negativo, porque sabe que el momento huye, se esfuma, se escapa, como sus modelos, que no lo son en realidad, son personas anónimas, que no posan, en movimiento, que se están yendo, involucradas en la vida, distraídas en sí mismas y en ese momento que parece interesar más al fotógrafo que a los protagonistas de la imagen en sí, porque Miserachs es un verdadero maestro en congelar la vida, tal cual, sin maquillaje, sin atrezzo, sin nada más que la propia vida. Imágenes tan llenas de realidad que nos atraen misteriosamente hasta el punto de casi poder acariciar El Momento.

Analizada desde nuestra perspectiva actual, la esencia de su fotografía, hoy, quizá sería contraria a determinadas corrientes de Pinterest o IG, ¿no os parece?…

 

20160214_133245 (2)

 

Las fotografías de  “Barcelona, blanco y negro” son tan imperfectas como imperfecta es la propia vida y, como suele pasar, es la propia imperfección lo que las hace perfectas.

Como decía Vázquez Montalbán, “la ciudad es su gente” y exactamente alrededor de esa máxima construía Miserachs su universo fotográfico. El mismo proceso siguió para la creación, dos años más tarde, en 1966, de otro maravilloso fotolibro, Costa Brava Show, en el que siguiendo la misma estructura de trabajo, recoge la impronta de la Costa Brava y de sus pueblos más emblemáticos, a través de las imágenes del “espectáculo” (show)  en que se había transformado la vida en esa zona, convertida, entonces, en destino turístico indiscutible… e irreversible.

 

20160214_132520 (2)

 

 

Con su “Barcelona, blanco y negro”, Miserachs, nos presenta la fotografía en forma de “arte experimental”, por lo que requiere de nuestra participación e interpretación. Una fotografía que posee la misma capacidad y fuerza narrativas que se le reconoce al cine o a la literatura.

 

20160214_134508 (2)

Son fotografías que parecen tomadas de manera azarosa y aleatoria y lo cierto es que en muchas de las imágenes, en realidad, no está ocurriendo nada más que… la propia vida y son fruto, como nos confirma el comisario de la exposición, Horacio Fernández, “de la paciencia y la maravillosa curiosidad” de Xavier Miserachs, quien aparcó definitivamente sus estudios de medicina (estando en el último curso), para dedicarse a su verdadera pasión: la fotografía.

Cada una de sus fotografías es una historia propia, una historia en sí misma, en mayúsculas, que, a su vez, puede unirse a una o varias de las otras imágenes, para formar otra historia distinta… Una exposición con tantas versiones y realidades como visitantes reciba, porque es una fotografía que, por encima de todo, emociona, y las emociones son material sensible, personal e intransferible.

 

 

20160214_142203 (2)

 

20160214_132309 (2)

Cuando deambuléis por las salas de la exposición y os deleitéis con sus paneles, sus imágenes y su magia,  os zambulliréis, de lleno, en los recuerdos de toda una generación de barceloneses, de origen o de adopción, que bien podrían ser vuestros abuelos o vuestros padres y tíos, y en una ciudad en expansión, de la que la Barcelona de hoy mantiene, aún, algunos rasgos reconocibles…Una gozada: ¡no os la perdáis!

¿Os animáis a ir? ¿Soléis visitar exposiciones sobre fotografía? Os gusta la fotografía de este tipo? ¿Os parece actual o por el contrario os parece una fotografía anticuada, desfasada?

Encantada de “escuchar” vuestra opiniones y gracias, como siempre, por pasaros por aquí y leerme. ¡Nos vemos!

 

 

(1). Life is Good & Good for You in New York de William Klein (1956). Pincha aquí para ver en vídeo todas las imágenes del libro “Life is Good & Good por You in New York”

(2). Les Américans de Robert Frank (1958). Pincha aquí para en vídeo todas las fotografías del libro “Les Américans”.

Nota informativa: para los que esteis interesados en visitar la exposición, deciros que el tiquet de la entrada al MACBA es válido por 2 visitas durante un período de 1 mes, de manera que si os decidís, no hace falta que vayáis con prisas, que podéis volver y acabar de ver lo que os quede pendiente del resto del museo.

Nota aclaratoria. Información legal: Todas las fotografías que aparecen en este post son propiedad de “Nice Cordelia” y han sido tomadas, a su vez, de las imágenes expuestas en el MACBA con motivo de la exposición a que nos hemos referido en la presente publicación. Se presentan sin ánimo lucrativo y con propósitos exclusivos de divulgación de la obra y de promoción del espacio cultural que representa el MACBA, y bajo lo previsto en la legislación vigente por conducto de los tratados internacionales en materia de derechos de autor. 

Entrada etiquetada como: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *