“¿Para quién escribo? (…) Escribo acaso para los que no me leen. (…) Para tí y todo lo que en ti vive, yo estoy escribiendo.”

"Para quién escribo". Vicente Aleixandre

Nice Cordelia existe, va más allá de mi misma y su corazón bombea algo parecido a la esperanza. Nació de mi deseo de colmar la curiosidad de una niña muy pequeña y se convirtió en la manera más sencilla de acercarle a mi hija imágenes bonitas y amables (“nice”) de la vida cotidiana. Era tan mínima y sutil que bastaban unos simples garabatos para dibujarla, como si un sencillo cordel cobrara vida para formar sus brazos y sus piernas: de ese “Cordel” nació “Cordelia”

Nice Cordelia no sólo es el nombre, es también la esencia de este blog: es la materia de la que están hechos los deseos positivos y la curiosidad infantil, que mueve el alma de los más pequeños: almas de ángel. Siempre he pensado que los ángeles habitan sus cuerpecillos y miran a través de sus ojos…

¿A qué edad nos abandonan, para siempre, los ángeles?

…Si conservas intactas tus alas, te gusta respirar la vida y tu curiosidad es mayor que tu pereza o tu cansancio, aquí te sentirás como en casa. Pásate cuando te apetezca: la puerta estará siempre abierta para la gente que aporte ilusión y energía de la buena: gente de la que aprender, gente con hambre de vida.

Compartir es crecer. Y eso es lo que vamos a hacer: tomo aire, miro la pantalla de mi portátil y se me escapa una sonrisa nerviosa porque empezamos ¡ya!… Are you “respiring”?